martes, 25 de enero de 2011

Bernini y Ovidio

Entre 1622 y 1625 Bernini realizó para el cardenal Scipione Borghese el grupo escultorico Apolo y Dafne inspirado en el texto de Ovidio Las Metamorfosis. Vamos a leer un fragmento:


Apolo y Dafne

"Mientras hablaba así, logró Apolo acortar la distancia que les separaba; pero Dafne de nuevo huyó ligera... con hermosura acrecentada. Sus vestidos semicaídos... Sus cabellos dorados y flotantes... Divina,sí. Debió pensar Apolo que más le valían en aquella ocasión los pies ligeros que las melodiosas palabras... Y arreció en su carrera





Y fue aquello como una liebre perseguida por un galgo en campo raso, espectacular y definitivo. ¿La alcanzaba? ¿no la alcanzaba?... Ya los varoniles dedos rozan las prendas femeninas...!¡
Llegó Dafne a las riberas del Peneo, su padre,  y le dijo así desconsolada: "Padre mío! si es verdad que tus aguas tienen el privilegio de la divinidad, ven en mi auxilio... o tú tierra, ¡trágame!..., porque ya veo cuán funesta es mi hermosura".

 
Apenas terminó su ruego, fue acometida por un espasmo. Su cuerpo se cubre de corteza. Sus pies, hechos raíces, se ahondan en el suelo. Sus brazos y sus cabellos son ramas cubiertas de hojarasca. Y sin embargo, ¿qué bello aquel árbol!. A él se abraza Apolo y casi lo siente palpitar. Las movidas ramas, rozándole, pueden ser caricias.

Apolo y Dafne 
"Pues que ya _sollozó_ no puedes ser mi mujer, serás mi árbol predilecto, laurel, ¡Hojas de laurel! Los capitanes romanos triunfantes, subidos al Capitolio, ostentarán coronas arrancadas de ti. Tú cubrirás los pórticos en el palacio de los emperadores; y así como mis cabellos permanecen sin encanecer nunca, así tus hojas jamás dejarán de aparecer verdes".




Cuando Apolo terminó de hablar, el laurel pareció descender sobre su cabeza, como aceptando los ofrecimientos que le acababa de hacer. "




lunes, 24 de enero de 2011

En la cocina;Emulsión de huevo y aceite

El temple al huevo es una técnica de pintura tradicional que emplea como aglutinante la yema de huevo y el agua como diluyente


utiles para el temple al huevo 
Mezclándolos con pigmentos obtenemos unos colores intensos que secan con cierta rapidez (aqui vemos cómo se separa la yema de la membrana que la envuelve)


llema de huevo para temple 
Además la yema tiene la propiedad de crear una emulsión con el aceite; como ocurre con la mayonesa, por lo que podemos mezclar los colores al óleo con el huevo creando una mezcla que se diluye con agua, evitando asi el uso del aguarrás.


 

Arriba estan los pigmentos utilizados,que simplemente son los colores elementales y abajo el trabajo que estamos realizando


emulsiones de óleo


Sobre la paleta se distribuyen los colores al óleo,que se van mezclando directamente con la yema de huevo



 
Estas técnicas casi alquímicas resultan atractivas y en algunos casos muy absorbentes; no es raro el caso de pintores que atraidos por los juegos químicos con los materiales han perdido un poco el norte, como nos cuenta Vasari del pintor del renacimiento italiano Parmigianino (1503-1540):

 
 

"...empezó a abandonar la obra, o al menos a proseguirla tan lentamente, que era evidente que sacaba poco placer de ella. Y esto sucedió porque había comenzado a estudiar la alquimia y había dejado su arte por completo, pensando que se haría rico antes congelando el mercurio. Así, agobiando su cerebro, y no en concebir hermosas invenciones y en ejecutarlas con pinceles y colores, malgastó días enteros jugando con carbón, botellas de vidrio y otros disparates semejantes ..."

 
"Al final, con su mente obsesionada por la alquimia, Parmigianino,como tantos otros, se volvió totalmente loco. De una persona melindrosa y dulce, se transformó en un hombre casi salvaje e irreconocible con una larga barba y cabellos desgreñados. Reducido a tal estado y habiéndose vuelto melancólico y excéntrico, cayó víctima de una fiebre alta y una cruel fluxión, que en pocos días le hizo pasar a mejor vida.




De esta manera encontró alivio de los tormentos de este mundo, que jamás vio sino como un lugar lleno de aflicciones y zozobras. Le enterraron desnudo, como había mandado, con una cruz de madera de ciprés en su pecho." 
 
 
Así que ya véis, hay que tener un poquito de cuidado con las aficiones extrañas...