miércoles, 14 de diciembre de 2011

El diario de Delacroix

cuadro niños al oleo



          Delacroix está en Caixa Fórum, Madrid, y nos hemos querido acercar a lo que fue este apasionado personaje a través de lo que el mismo escribió en su diario:

 
dibujo paisaje tinta china

          Sábado, 16 de abril de 1853. Por la mañana, me han traído a Millet. Habla de Miguel Angel y de la Biblia, que es, dice, el único libro que lee o casi. Esto explica el carácter un tanto ambicioso de sus campesinos. Además,  él mismo es un campesino y alardea de eso. Es de la pléyade o de la cuadrilla de los artistas barbudos que han hecho la revolución de 1848, o que la han aplaudido, creyendo al parecer que con ella llegaría la igualdad de los talentos, como la de las fortunas. Millet me parece, sin embargo, por encima de ese nivel como hombre y, en el pequeño número de sus obras, poco variadas, que he podido ver, se halla un sentimiento profundo, pero presuntuoso, que oscila entre una ejecución seca o confusa  (…)


flores al oleo con pincelada


          Miércoles, 30 de noviembre de 1853. (…)¡Qué vida la mía! Hacía esta reflexión oyendo esa bella música, sobre todo la de Mozart, que respira la calma de una época ordenada. Estoy en esa fase de la vida en la que el tumulto de las locas pasiones no se mezcla con las deliciosas emociones que me proporcionan las cosas bellas. No sé lo que son los papeles y las ocupaciones engorrosas, que son las de casi todo los humanos;

desnudo al pastel


     en lugar de pensar en negocios, no pienso más que en Rubens o en Mozart: mi gran ocupación durante ocho días es el recuerdo de una melodía o de un cuadro. Me pongo a trabajar como los demás corren a casa de su amante, y cuando acabo, evoco en mi soledad o en medio de las distracciones que encuentro, un recuerdo encantador, que apenas se asemeja al turbado placer de los amantes  (...)


retrato de niña con tinta china
   

             15 de mayo de 1855. (...) He visto la exposición de Ingres. En esta exhibición, lo ridículo domina en alto grado; es la completa expresión de una inteligencia incompleta; en todo hay esfuerzo y pretensión; ni una chispa de naturalidad.





pintura de lobo con acuarela


12 de diciembre de 1856. (...) Mozart escribe en alguna parte, en una carta, a propósito del principio de que la música puede expresar todas las pasiones, todos los dolores, todos lo sufrimientos:




"Sin embargo, dice, las pasiones, violentas o no, jamás deben ser expresadas hasta el hastío, y la música, aun en las situaciones más horribles, no debe nunca afectar al oído, sino halagarlo y encantarlo y, por consiguiente, ser siempre música"





Obras realizadas por Cruz, Cristina, Manolo, Jorge, Laura, Luisa y Paula. Gracias a todos.