lunes, 27 de diciembre de 2010

Un poco de mano izquierda





 Eduardo Chillida, en su juventud, se dió cuenta de la habilidad de las manos para ejecutar un trabajo para el que han sido adiestradas sin que la razón las dirija, es decir, sus manos iban por delante de su pensamiento, entonces, se obligó a dibujar con la izquierda:``Yo notaba que mi mano iba demasiado rápido y dejaba detrás a la cabeza y a la sensibilidad, a la emotividad y a todas las cosas que tienen que acompañar al arte. Lo único que había era una mano hábil, pero yo tenía que frenar lo peligroso de esto. Entonces, se me ocurrió dibujar con la mano izquierda, y así mi mano tendría que ir más despacio que mi cabeza y mi emotividad. Iba a la Academia y dibujaba con la mano izquierda y me insultaban todos y me decían: tú eres un "chulo", tú que dibujas tan bien, dibujando con la mano izquierda. Nadie me entendía, seguí unos días y después seguí haciéndolo con las dos manos´´.





Es una forma sencilla y a la vez genial de resolver uno de los problemas básicos de las artes plasticas;¿cómo hacer que mi mano sea capaz de representar mis ideas o mi percepción de la realidad ?.Nosotros lo vamos intentando con la mano derecha que,de momento,aún es un instrumento con ciertas limitaciones...


 
Lo interesante de todo esto es comprender hasta que punto es necesario un cambio de óptica al enfrentarnos a este tipo de trabajo,dejar de lado las ideas preconcebidas y estar dispuesto a mirar las cosas con otros ojos.


dibujo a carboncillo


Picasso decía que quería volver a pintar como un niño, y Baudelaire, casi cien años antes, lo expresaba de esta forma: "El genio no es otra cosa que la infancia recuperada por voluntad".
Y no nos confundamos, una línea es igual de precisa ya la tracemos con ayuda de una regla, con un pincel o con un palo de dos metros, mientras sirva al desarrollo de la idea, sentimiento o emoción que describe.




Es curioso cómo compara Matisse un dibujo con un cesto, del cual no puedes sacar un solo cabo sin hacer un agujero.





Pero volvamos los infatigables alumnos de Estudio de arte del Orzán que ya sea con la pintura al óleo...
o con la delicada acuarela....





siguen intentando que, con la mano derecha, con la izquierda, con un pincel, un lápiz, un trozo de carbón, una creta, un palillo de dientes impregnado en tinta china, una plumilla, una barra de pastel, con óleo velado o en pintura directa, con huevo solo o emulsionado con aceite, con la goma arabiga de la acuarela, el pastel y la témpera, con el aceite de linaza y el aguarrás, con el pelo de marta o de oreja de buey o de fibra sintética, con el acrílico y el temple, con agua, con alcohol, con espátulas y cepillos de dientes, sobre papel verjurado o liso, sobre lienzo, cartón, cartulina, madera preparada con gesso o sin tratar, con pinceles redondos, planos o en abanico y en fin, cualquier cosa que pueda servir y usarse para expresarse plasticamente, decía que siguen intentando que una línea esté en su sitio correcto . 
 
 

Las manos de Picasso,la diestra y la siniestra en una foto de André Villers hecha en 1954
          










1 comentario:

  1. Bah, big deal, Chillida...!

    I paint with my left foot.
    (Danny Day-Lewis)

    All the power to the little snowed cookies!!!

    ResponderEliminar